La revolución de Internet gracias al 5G

Que las personas y los gadgets tecnológicos estamos cada vez más conectados es una realidad incuestionable. Ya no sólo los teléfonos y las tabletas sino también los relojes, los hogares y los coches necesitan conexión a internet y de forma estable. Actualmente existen 6400 millones de dispositivos conectados en el mundo y, según la consultora americana Gartner, en 2020 habrá 20 800 millones de dispositivos conectados a internet. Se hace evidente pues, la necesidad de desarrollar un marco tecnológico que permita, por un lado, soportar la ingente demanda de sistemas conectados de forma simultánea y por otro, hacer realidad servicios y aplicaciones imposibles de realizar actualmente. El 5G será el resultado de la implementación real de ese marco tecnológico desde el punto de vista de las comunicaciones inalámbricas.

Sí pero, ¿qué es exactamente 5G?

 alt=

Para hacer posible los servicios y modelos de negocio derivados de una sociedad hiperconectada será necesario desarrollar la tecnología hasta el punto de ofrecer latencias de transmisión iguales o inferiores a 1ms a la vez que las tasas de transferencia de datos sean superiores a 1Gbps para cualquier usuario conectado a internet. Por tanto, más que un salto generacional dentro de las tecnologías móviles, el 5G representará un cambio paradigmático en la concepción y diseño de las redes móviles.

Actualmente existen dos “visiones” o “filosofías” en competencia por desarrollar el marco tecnológico del 5G:

§  La visión de los operadores actuales, que ya han realizado enormes inversiones en el despliegue de redes móviles y que ven el 5G como una consolidación de la tecnología 3G, 4G y Wi-Fi, junto con una revisión radical de las arquitecturas de estas redes: Arquitecturas de red variables (centralizadas o distribuidas) dependiendo de las necesidades del servicio, del entorno o de los usuarios; virtualización de funciones de red (NFV) y redes definidas por software (SDN).

§  La visión de las empresas fabricantes de equipamiento de red, que además del uso de arquitecturas variables de red y sistemas de virtualización, introducen una nueva red de acceso radio, conocida como New Radio: Uso de ondas milimétricas (6 a 300 GHz) y de baja frecuencia (600 MHz), así como la  implementación de técnicas de MIMO y Beamforming “masivos”.

Lo que nos traerá el 5G

Teniendo en cuenta las capacidades de las redes inalámbricas de nueva generación resulta evidente que las principales ventajas que se ofrecen son la velocidad y calidad con la que se podrán enviar textos, realizar llamadas y enviar mensajes. Además, se podrán descargar y subir contenidos Ultra HD y vídeos en 3D.

Sin embargo, podrán desarrollarse otras aplicaciones que resultan impensables con la tecnología actual: El “Internet Táctil”, que permitirá controlar sistemas y dispositivos con una latencia mínima y que revolucionará sectores de la sociedad tan diversos como la medicina, la ciencia, el arte, el deporte o el entretenimiento y, todo esto con un consumo de energía cercano al 10% del consumo actual.

Otra de las utilidades más esperadas es la llamada holográfica, presentada por compañías coreanas, mediante las cuales será posible que los interlocutores se sitúen en el mismo espacio real por medio de hologramas. Por su parte, fabricantes como IBM y Ericsson han creado una antena compacta que permite ofrecer señales de radio de alta frecuencia en dispositivos móviles y alcanzar mayor distancia. Ambos esperan que la red 5G pueda ofrecer conexiones más rápidas que las actuales, con menor consumo de energía, menos latencia y la capacidad de abastecer a más dispositivos al mismo tiempo.

El 5G en el MWC’17: Expectativas vs Realidad

Como ya adelantamos cuando hablamos del Mobile Word Congress 2017, el 5G fue uno de los temas más importantes de la feria. En líneas generales se pudo comprobar cómo los principales operadores y suministradores mundiales están probando esta nueva forma de entender las redes móviles, pese a que los expertos predicen que no empezará a estar disponible hasta 2020 y que, como en todos los desarrollos tecnológicos, la realidad habitualmente corregirá en buena medida las expectativas en cuanto a las capacidades reales de la tecnología 5G y a los servicios y nuevos negocios que podrán ofrecerse.